xxxi.

Durante los últimos días de marzo, Valerio Tullerino dejó su casa para jamás nunca volver. Desde temprano él soñaba con el desierto, su espíritu beduino lo obligó a mover los pies y dejar la casa. El sándalo, la humareda aromática y el alma de Damasco retumbaba en el cuerpo de Valerio. Cansado del intento por ser astrónomo y cansado de ejercer honradamene el arte del paralogismo Valerio dejó todo para no ahogarse. En un mundo cada vez más débil y más raro donde la fortuna era ajena desde los días hexagonales, su escritura se había reducido al nasib eterno de la mujer lunar que se refugiaba en el sur la cual no dejaba nunca evidencia del desmán. La pica, el broquel y la nube lo acompañaron al salir de la casa. Lamentó no volver a ver la hornacina que estaba en la esquina del parque Lobachevsky abajo de la cúpula del pabellón y antes de dejar de oler el pan de las seis y de oír la carrocería de la calle Tomasa miró la hornacina de oro por última vez y se preguntó por qué nadie se la había robado. Valerio no avisó. En su casa nadie preguntó por su ausencia ni fueron en su búsqueda. Desde los últimos días de marzo todos acomodaron la casa ocupante: removieron el catre del sótano, regalaron la ropa en la iglesia, ensuciaron el baño anteriormente impoluto, regaron las canicas en el parque Lobachevsky gloria de la infancia, entregaron sus libros a cuanto visitante llegaba, escondieron el retrato que le había hecho a su abuelo el día que ganó la medalla al servicio y volvieron a bajar la letrina después de una sola orinada. Nadie preguntó por Valerio, ni Ramiro Villahuesos que lo había conocido desde párvulos ni Maria Clara Cafer, experta en espionaje y productos anexos. A veces, un hombre se va caminando cada vez más lejos de su centro y su dirección es tan firme que el mundo lo olvida por completo. Hemos llegado a los días en que la timidez, el silencio, la espera, la mirada firme y el enganche ingenuo quedó sin lenguaje. Tan tenue es nuestra voz ahora que no puedo ver lo que sigue.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s